Viernes, 04 de septiembre de 2009

ABUR MARINEROS

 

 

¡Abur ! ¡Abur marineros!,

¡hasta pronto que retorneis!,

¡ilesos sumo contentos!,

¡tal como ahora alejais!,

 

¡Nese abur de alegría!,

¡Abur de inmensa emoción!,

¡sintiendo vos ledicia,

vencejada a satisfacción!,

 

              I

 

¡Abur!¡ abur marineros!,

¡que la Virgen os acompañe!,

¡los favorables vientos,

venturas el vos apañe!,

 

¡Neses días tan ingentes,

vividos en mar adentro!,

¡sean días deferentes,

a vuestro sufrimiento!,

 

           II

 

¡Abur!¡ abur marineros!,

¡que la Celestial Patrona!,

¡pendiente de vuestros ruegos,

amaine las bravas olas!,

 

¡Siendo en vosotros duendas,

para el vigor de las manos,

en todo momento halagüeñas,

de gestos de sumo calmo!,

 

            III

 

¡Abur ! ¡ abur marineros!,

¡cantando la Salve ausentais!,

¡volved a la tierra tersos!,

¡que amor en la tierra dejais!,

 

¡Amor que queda mirando,

acongojado por dentro!,

¡muy contento asemejando,

siendo latente  lamento!,

 

           IV

 

¡Abur!¡abur marineros!,

¡volved cantarnos la Salve!,

¡en tan veros sentimientos,

que se nos hacen inefables!,

 

¡Ese entonar tan hermoso,

emocionado y sentido,

haciendo un quedo amoroso,

en corazón y sentidos!,

 

           V

 

¡Abur! ¡ abur marineros!,

¡hasta pronto que volvais!,

¡crespando mares y vientos!,

¡bella bordada que aviais!,

 

¡Nese rumbo que llevais,

surcando mares y mares,

al tiempo que os alejais,

en vuestros Sacros cantares!,

 

         VI

 

¡Abur! ¡abur marineros!,

¡un hasta pronto mejor!,

¡que la mar no sea cementerio,

a vuestro cuerpo en vigor!,

 

¡Puesto que solos no vais,

dejando en tierra cariño,

en el cual vos apoyais,

para estrujar los espiños!,

 

          VII

 

¡Y si por hado se hiciese,

Campo Santo el lecho de mar,

que la Patrona os lleve,

al sempiterno navegar!,

 

¡Por las olas del cielo,

la brisa de azules nubes,

brisando en lacios vientos,

que a la destreza sucumben!,

 

      VIII

 

 

¡Abur!¡abur marineros!,

¡quen el corazón llevais!,

¡hálitos de los vuestros!,

¡que tanto vosotros amais!,

 

¡Volved para abrazarlos!,

¡ya quen latente sentimiento,

en el horizonte otearvos,

se hace hábito en miedos!,

 

AUTORA: Ana Arias Saavedra


Tags: POESÍA

Publicado por micasadecendal @ 18:38
Comentarios (0)  | Enviar

       DÉJAME QUE TE AME

 

   Déjame, mi amor, que te ame

como jamás haya amado.

Déjame que sobre tu pecho

mis labios te vayan rozando.

 

   Déjame que cual paloma

surque vientos encrespados,

 y vaya de loma en loma

hasta llegar a tus brazos.

 

   Déjame que yo derrame

mi fervor en tus mejillas,

en ese acto, déjame que sienta

la dulzura de tus caricias.

 

   Déjame, mi amor, que muera

del entusiasmo sentido.

Hacia tu vera la lejanía deje

para vivir este amor tan querido.

 

   Déjame que mi corazón te ame

más allá de todo amor

y un cántico de gloria

genere nuestro ardor.

 

   Déjame que yo sea aliento,

brisa que  tu faz acaricie.

 

Espejo de tus ojos sea,

mi faz en ellos se mire.

 

    Déjame ser remolino,

torbellino de delicia,

déjame ser la alborada

que te nimbe de ambrosía.

 

   Déjame llegar a tu cuerpo

latidos de tu corazón

déjame que al tuyo fundido,

el mío te sea fruición.

 

   Déjame ser tu suspiro,

El  sonido de la fontana,

que derramando su agua

labra camino en tu alma.

 

   Déjame que sea la aurora,

que te despierte del sueño.

 

   Déjame que mi ser te quiera,

como siempre ha anhelado

de vero amor en ti vertido,

sientas tu ser embriagado.

 

Ana ARIAS SAAVEDRA

 

 

 

 

 

    .

 

.

 

 


Tags: POESÍA

Publicado por micasadecendal @ 18:33
Comentarios (0)  | Enviar

 NI VERDE MAR, NI AZUL CIELO

 

    Ni verde mar, ni azul cielo.

Despunta el alba

despierta un cuerpo.

Adopta su alma salirse del mismo,

cándido, in albis por su lisura,

sino cuan duda  de Dios divino

sale la grata suave lentitud.

 

   En su asombro otea a su cuerpo

mira sus manos, ahora cristalinas,

ni son verde mar, ni azul de cielo

hermosísimo color inefable

propio de su propia energía.

 

   Sus manos no son manos humanas,

tornándose translúcidas, se asombra.

Las va viendo tomando forma,

adquiriendo el sagrado color…

ni verde mar, ni azul cielo.

 

    Tinta que Dios impregna de amor.

Le invade exquisita paz infinita

elevándola a su empírea cúspide

hasta el fragante eximio momento

que por mesura inherente al ser decide.

 

   Adhiriéndose a su joven cuerpo

siente una paz indecible

a la vez magnánima felicidad

por ver que Dios existe.

                              Ana ARIAS SAAVEDRA


Tags: POESÍA

Publicado por micasadecendal @ 18:28
Comentarios (0)  | Enviar

REINA DE LAS ROSAS

 

A las tres de la madrugada  ,

los trinos de un pájaro hendió,

la paz del silencio que reinaba ,

en dos magnánimos corazones ,

a los que el mío lembraba en inefables temores,

sensaciones que  mi alma,

las sentía todo jirones,

 

Pajarito mensajero,

chiquitito atribulado,

surcó por el oscuro cielo,

a tinieblas inquietando,

en arrojo de su vuelo,

y en la rama encaramado,

no cesaba por inquieto,

irreverente piando,

rasgando al silencio,

alarmando se estaba allegando,

el averno en sumo fiero,

 

Cesan los trinos, y la noche

ábrese en luz demoledora,

con sevicia y su derroche,

hecha lumbre devastadora,

todo lo bebe , todo lo come,

la paz en silente llora,

 

Dos cuerpos le hacen frente,

sin temor a ser engullidos,

en pro del filial amor latente,

puro amor correspondido,

que viendo la muerte no siente,

como de piel quedan baldíos,

aunados en afán de hacer frente,

al tiempo que van siendo vacías,

de su piel deferente,

 

Unidos en el magno esfuerzo,

la voluntad se acrecenta,

sus carnes son llagas, color negro,

nada a ellos amedrenta,

ni el crepitar que se hace eco,

ni llamas en enhiestadas en braveza,

 

Discurren minutos y horas,

en medio de magna llamarada,

surge la reina de las rosas,

verdeciente en su beldad brama,

de su fiel alma candorosa,

que sabiéndose quemada,

sólo piensa en una cosa,

dar su vida por la amada,

a la suya siempre sosia,

 

La sevicia ya se adueña,

propietaria es del territorio,

y el crepúsculo ve tinieblas,

y en medio de todo agobio,

no hay sollozos, si maneras,

de amor filial sin condiciones,

 

Crepitan todos los bienes,

desgarran sus pieles, sus carnes,

no hay tiempo a preces,

mirada al cielo por socaire,

y mi cuerpo que no duerme,

siente inefable desaire,

aguardando que mis dos seres lleguen

a desarrollar nuestros planes,

 

La reina de las rosas,

calcinado su vergel,   su jardín,

quemadas , heridas sus bellas hojas,

en un amor sentido sin fin,

a su padre en hospital aloja,

y a su madre con sutileza le diz,

que la madrugada es mora,

y la felicidad tiene su fin,

 

Mas... ella no se desmorona,

yergue su tallo, hojas bellas,

como patrona que es de las rosas,

con su sabia el jardín renueva,

expandiendo su fragancia olorosa,

en pro de una vigorosa era,

 

 

Ana Arias Saavedra


Tags: POESÍA

Publicado por micasadecendal @ 18:21
Comentarios (0)  | Enviar

REINA DE LAS ROSAS

 

A las tres de la madrugada  ,

los trinos de un pájaro hendió,

la paz del silencio que reinaba ,

en dos magnánimos corazones ,

a los que el mío lembraba en inefables temores,

sensaciones que  mi alma,

las sentía todo jirones,

 

Pajarito mensajero,

chiquitito atribulado,

surcó por el oscuro cielo,

a tinieblas inquietando,

en arrojo de su vuelo,

y en la rama encaramado,

no cesaba por inquieto,

irreverente piando,

rasgando al silencio,

alarmando se estaba allegando,

el averno en sumo fiero,

 

Cesan los trinos, y la noche

ábrese en luz demoledora,

con sevicia y su derroche,

hecha lumbre devastadora,

todo lo bebe , todo lo come,

la paz en silente llora,

 

Dos cuerpos le hacen frente,

sin temor a ser engullidos,

en pro del filial amor latente,

puro amor correspondido,

que viendo la muerte no siente,

como de piel quedan baldíos,

aunados en afán de hacer frente,

al tiempo que van siendo vacías,

de su piel deferente,

 

Unidos en el magno esfuerzo,

la voluntad se acrecenta,

sus carnes son llagas, color negro,

nada a ellos amedrenta,

ni el crepitar que se hace eco,

ni llamas en enhiestadas en braveza,

 

Discurren minutos y horas,

en medio de magna llamarada,

surge la reina de las rosas,

verdeciente en su beldad brama,

de su fiel alma candorosa,

que sabiéndose quemada,

sólo piensa en una cosa,

dar su vida por la amada,

a la suya siempre sosia,

 

La sevicia ya se adueña,

propietaria es del territorio,

y el crepúsculo ve tinieblas,

y en medio de todo agobio,

no hay sollozos, si maneras,

de amor filial sin condiciones,

 

Crepitan todos los bienes,

desgarran sus pieles, sus carnes,

no hay tiempo a preces,

mirada al cielo por socaire,

y mi cuerpo que no duerme,

siente inefable desaire,

aguardando que mis dos seres lleguen

a desarrollar nuestros planes,

 

La reina de las rosas,

calcinado su vergel,   su jardín,

quemadas , heridas sus bellas hojas,

en un amor sentido sin fin,

a su padre en hospital aloja,

y a su madre con sutileza le diz,

que la madrugada es mora,

y la felicidad tiene su fin,

 

Mas... ella no se desmorona,

yergue su tallo, hojas bellas,

como patrona que es de las rosas,

con su sabia el jardín renueva,

expandiendo su fragancia olorosa,

en pro de una vigorosa era,

 

 

Ana Arias Saavedra


Tags: POESÍA

Publicado por micasadecendal @ 18:19
Comentarios (0)  | Enviar

REINA DE LAS ROSAS, es un poema dedicado a mi amadísimahija,SONIA PENA ARIAS, después de haber sufrido de la vida uno de susinexorables lances,
8 de enero de 2008, por la mañana me acompaña mi marido desde OUTEIRO DE REI,villa a la que pertenece el pueblo donde residimos, a  Lugo ciudad, a casade mis padres con el fin  de que yo vaya al velatorio del amado y obispode Lugo.FRAI JOSÉ LÓPEZ, fallecido luego de una irreversible enfermedad, yademás pernoctar en casa de mis padres para alentar a mi padre en su momento deir al día siguiente ir  en ambulancia hacer la última fase delpreparatorio. en como lo teníamos planificado, mi marido traería a mi hija paraque se quedase conmigo ayudan dome  en las gestiones , dado que mi madresiendo mayor no me podría ayudar,
Acudo por la tarde al obispado, al salir me paso por la Catedral de Lugo, situadaenfrente del obispado,( PLAZA DE SANTA MARÍA, es su nombre)rezo por su alma, meencamino a casa de mis padres, llego, intento que reine la alegría ,cuándo micorazón temblaba temeroso por el miedo a que mi padre falleciese en laoperación de implante  de prótesis total de cadera,
nos acostamos , hai que levantarse a las 6 de la madrugada para vestir a mipadre y llamar a la ambulancia, que yo creía que al venir en la vez anterior,no me hacía falta el tener un volante de médico de cabecera,
En la noche no sé  por qué, pero no conciliaba el sueño. deseaba que el reloj  marque las 7 para levantarme,
suena el tf a las 6. es mi hija que me dice en primer lugar que ella no puedevenir a ayudarme por que , en nuestra casa acaeció un devastador incendio, yque aún están los bomberos vigilando las llamas ya controladas, que mi maridose ha quemado las manos pero que no corre peligro ya que lo ha llevado alcentro médico de la villa de OUTEIRO DE REI, y que ella se encuentra bien que está en compañía de unos vecinos que la llevan en el coche de ellos,y queel pueblo está al frente de la explotación de ganadería , negocio de mi marido,que no me preocupe, que ya me llamará  más tarde, y me alienta a que llevea mi padre sin su ayuda,
Angustiada, comienzo a telefonear a la ambulancia ,y me encuentro con laburocracia, logrando que viniese una ambulancia de pago. lo cual me estabaresultando dificultoso por que ya estaban contratadas, me vuelve a telefonearmi hija para decirme la verdad, que mi marido estaba desde las 5 de lamadrugada ingresado en el hospital general con las manos y pies quemados de 3ºgrado, que es muy posible que tenga que ir a la Coruña para operarlo,y quede momento está en la UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS.
que ella se encuentra bien.
Sintiéndome la mujer más desgraciada del mundo ya que queriendo ir corriendo ala vera de mi marido, al ser hija única tenía que llevar a mi padre justo dondemi marido estaba sufriendo lo indecible, logro una ambulancia, lego alhospital, cuando me dispongo a ir ver a mi marido en tanto no le llega el turnoa mi padre, mi madre se desmaya, yo , que no puedo más, llorando imploro aenfermeras que atiendan a mi madre que yo tengo a mi marido en la unidad dequemados,  que nuestra hija se encuentra al frente de la explotación , conla ayuda de los vecinos del pueblo que llaman a operarios para reparar en loposible  lo quemado para seguir trabajando .
Ya resumiendo , porque es una historia muy larga,a nuestra hija,  y a mimarido, los estaba incordiando el canto de un pájaro que parecía que se habíaperdido, o guiado por la luz de la farola, irreverente se hacía, cuando a las 3de la madrugada  ella y mi marido oyen un raro ruido, se levantan y venque desde el pajar salen magnas llamas, un corto fortuito,
en medio del fuego, mamo a mano con su padre, sabiendo que a la mínima que lasllamas alcanzasen elementos , se irían por los aires los dos, permanecía enpijama y zapatos se su padre , animando a los vecinos a que en tanto nollegasen los bomberos con las cisternas fuesen controlando en la medidaposible, y ella junto al padre, intentando salvar lo que se pudiese, ya que supadre se resistía a salir del fuego para salvar la explotación-
nuestra hija tenía sus pies quemados, los dedos negros como el carbón, y yaestando yo con mi marido en el hospital, le dije, Sonia, no será que tienes lospies quemados, te duelen,---si , me duele , pero  tiene qye ser de muchocaminar y andar por e l medio de hierros y demás, esto que  ves es queestán manchados, al llegar a casa me los lavo con agua oxigenada, y ya está, note preocupes,
Nuestra hija, ve,  al lavar sus pies ve que está quemada, llama  aunos vecinos a que la lleven a urgencias, y allí, le hacen las primeras curas,le inyectan antiinflamatorios, y le dicen los doctores, que no debe pisar suelode tierra por un tiempo, y ya pasa  que le retiren la piel quemada aligual que su padre,Los dos acuden al cirujano plástico por un tiempo, los dossufren lo indecible, uno con las manos hasta el codo quemadas, los pies en 2ºgrado. el otro con ambos pies quemados de 3º grado, vendados, caminando porcasa con el talón.
DIOS TE BENDIGA HIJA MÍA, HAS VENIDO AL MUNDO POR PEDIRLE A DIOS QUE NOS DIESEUN HIJO, Y TÚ, VINISTE  CON EL AMOR POR BANDERA, YO COMO MADRE, ME SIENTOMUY ORGULLOSA DE HABERTE CONCEBIDO  MISENO,
                            ANA ARIAS SAAVEDRA


Tags: Relato

Publicado por micasadecendal @ 17:24
Comentarios (0)  | Enviar